¡QUÉ “MUHACHO” TAN QUERIDO Y FORMAL… EN FACEBOOK! por: Red Design Systems ‐ 31 Agosto, 2013

La pared de mi Facebook y su bandeja de entrada nunca había estado tan abarrotada. Decenas de mensajes de mis conocidos, colegas, amigos y familiares cubrían mi página personal haciéndome mover el cursor lentamente para encontrar el principio de este flashmob digital para cumpleañeros.

Es una experiencia que se deja disfrutar lentamente. Está el mensaje del compañero de arenera que te conoció mueco y llevando zapatos ortopédicos al mejor estilo Forrest Gump. No falta el saludo de la amiga de la amiga quien, por virtud de una ley distributiva de la amistad [a×c + a×b  =  a×(b+c)]  termina siendo tu amiga. Y claro, está también el compañero de trabajo que acabas de ver en el corredor -gran abrazo- pero quien debe oficializar la congratulación estampillándola con un emoticón por Facebook.

Al final del día cada renglón me hace recorrer uno tras otro diferentes cajones de mi vida. Este nombre evoca imágenes sobre una caminata interminable en medio del trancón al anochecer, o la foto de este otro signatario me manda de regreso a una de esas fiestas de garaje donde los magníficos efectos visuales y de sonido consistían en apagar la luz y subir el volumen. En fin, por lo menos una gran sonrisa se me dibuja al ver los mensajes en la pared de Facebook.

¿Cómo agradecer la deferencia?  Seguro la etiqueta o cyber etiqueta tendría algo que decir al respecto. No, ésta se refiere al conjunto de normas prescriptivas que deben seguirse en un grupo de discusión, al usar mensajes electrónicos o interactuar con otros en la red.  Frecuentemente este conjunto de normas se encuentran explícitas en el Código de Conducta de un sitio web, en las Pautas para Uso de correspondencia digital en una empresa o bajo las Condiciones de Uso de un proveedor de servicios por internet.

¿Debería responder todos y cada uno de los mensajes en mi pared o mejor optar por la lacónica respuesta genérica en mi estatus?  Mi pregunta no se resuelve aludiendo a lo regulativo sino más bien en las actitudes aceptadas en este ámbito social y avaladas por la costumbre. No hay normas en cuanto a cómo actuar amablemente.

En cuestión de segundos ya había decidido qué hacer e inmediatamente lo llevé a cabo. Mi acto reflejo paradójicamente hizo detenerme a reflexionar por qué hice lo que hice. El perímetro era las descripciones relativas al comportamiento aceptable en los medios sociales y así me encontré inmediatamente navegando estudios académicos en sociología, psicología y filosofía. El tema de la capacidad de relacionarse exitosamente con los demás en un contexto social digital también me llevó a leer sobre aplicaciones prácticas en el campo del desarrollo organizacional, el mercadeo, la gerencia y la gestión de proyectos.

Hacer clic en “me gusta” tiene ramificaciones medulares. Lo que me llevó a actuar en Facebook de la forma en que lo hice estuvo definitivamente basado en la manera como me comporto en el mundo real. Sin embargo ¿hasta qué punto la identidad del usuario en línea es un reflejo fiel de la identidad del usuario en la vida real, o bien cuál es la relación entre el yo en Facebook y el yo fuera de él? El usuario de Facebook tiene una identidad que ha forjado a través del tiempo, la representación de su perfil personal, o mejor, su autorepresentación es precisamente lo que constituye su existencia digital, pero ¿es una representación fiel? ¿Acaso nos proponemos lograr una representación fiel o el atractivo reside precisamente en ser otro, diferente?

El nefasto Carreño 2.0 o cualquier manual de buenas maneras para redes digitales no es otra cosa que el intento de lograr un mecanismo para navegar exitosamente el mundo virtual basado en la prosperidad que la herramienta ha demostrado en el mundo real. ¿Nos movemos en el mundo digital como nos movemos en el mundo real? ¿O será cierto que somos seres híbridos que cultivan prácticas éticas diferentes para florecer tanto en la red como fuera de ella?

Tomándome mi tiempo para saborearlos por separado, finalmente le dí un “me gusta” a todos y cada uno de los mensaje en mi pared y escribí un agradecimiento sincero en mi estatus.